Iniciativas solidarias - Presentación de proyectos solidarios
Cristina en Gambia - Vacaciones Solidarias
19
Sep

Voluntariado en Gambia – La experiencia de Cristina con la ONG Jammeh Foundation

Alegre y positiva. De esa positividad que se pega. De esas ganas de hacer, aprender y participar que se contagia. Hoy en Vacaciones Solidarias, la experiencia de Cristina en Gambia con la ONG Jammeh Foundation ¡Muchas gracias Cristi por compartirlo con nosotros! 😉

Sin excusas para no hacerlo: me voy de voluntariado

Mi nombre es Cristina. Tengo 32 años. Soy enfermera de urgencias desde hace once años, trabajo que me apasiona. Además en mayo me gradué en psicología clínica. El cuidado de los demás se ha convertido en mi razón de ser.
Siempre he anhelado realizar un voluntariado, pero cada vez que se me ocurría la idea acudían a mi cabeza mil y una excusas para no realizarlo. En esta ocasión me rondaba la idea de lanzarme a la aventura y pude ver que no me invadió ninguna excusa. Supe entonces que era el momento perfecto de liarme la manta a la cabeza.

Investigué por internet las distintas opciones que se me brindaban y al final opté por la que más me convenía: unas vacaciones solidarias de veinticuatro días que ocupaba el tiempo de mis vacaciones sin comprometer mi puesto de trabajo. Era perfecto. A través de un intermediario me puse en contacto con la ONG Jammeh Foundation en Gambia para participar en un proyecto sanitario. Tenían otras opciones de proyectos para distintos perfiles de personas y en todas partes del mundo. A pesar de ello mi experiencia os recomienda que si os vais a lanzar en esta aventura contactéis directamente con la ONG y así no os llevaréis sorpresas tales como la desinformación.

¿Cómo he colaborado con la ONG?

Cristina en Gambia - ONG Jammeh Foundation - Vacaciones Solidarias

Con los compis en el hospital

Mi función en la ONG era asesorar al personal sanitario con mi experiencia, pero una vez en el campo de batalla me asignaron funciones de médico. Muchas personas que atender y muy pocos medios. Era complicado trabajar con tu cuerpo allí y con tu mente en las posibilidades con las que contamos en el mundo desarrollado. La emoción que te embargaba era la de impotencia y frustración. Aun así haces de tripas corazón y trabajas con los medios de los que dispones aprendiendo a manejar tu propio mundo interior. El trabajo en el hospital se convirtió en una experiencia muy interesante y a día de hoy puedo confesar que aprendí mucho más de lo que pude aportar.

Mi día a día en Banjul seguía un patrón rutinario. Por la mañana trabajaba en el hospital, después tomaba el almuerzo en casa de mi familia gambiana. La tarde la pasaba en sus playas paradisíacas (cuando no diluviaba, que era a diario) y para terminar el día acudía a un gimnasio. Además he aprovechado mis días libres para adentrarme en el interior del país. Fue abrumador descubrir como sobreviven algunas personas y como con mi humilde ayuda pude arrancarles una gran sonrisa.

Cristina en Gambia - Vacaciones Solidarias

Aprendiendo: ablución para el rezo

Compartí mi aventura diez días junto con Marta y Sara, dos compañeras que trabajaban conmigo en el hospital. Además tuve la suerte de encontrarme con Raul Colomé, escritor de versos nómadas y fundador de la ONG Camins Solidaris en el país. Me regaló su libro y ciertos consejos que me resultaron muy útiles. El resto de mi familia allí estaba compuesta por amigos de Gambia.

Viví mi experiencia entregada a su forma de vida

Mis condiciones de vida tampoco han sido fáciles. Vas muy mentalizada de que pasarás miserias pero nada de esto te sirve hasta que no lo vives de verdad. Las condiciones higiénicas eran prácticamente nulas, los insectos invadían las casas, la comida es muy picante, he vivido gran parte de mi experiencia sin luz…… El primer día sufres un choque cultural frontal, pero después sólo te quedan dos caminos por los que optar. Yo elegí ser una más de ellos. Viví mi experiencia entregada a su estilo de vida. Incluso me hicieron una ceremonia de bienvenida al musulmán. Y rezé con ellos. Y comí con ellos. Y sobreviví con ellos. Fueron sólo veinticuatro días pero me hicieron sentir como si llevara allí toda la vida.

Y cuando regresas…

A mi regreso me sentí plenamente bendecida por todo lo que tengo en la vida, que hasta ahora creía que me correspondía por el simple hecho de nacer. Y realmente era así, por nacer en esta parte del mundo. No me queda más que aceptar la desigualdad de la que he sido testigo y ofrecer mi ayuda cada vez que se preste. Mis rezos desde entonces no me llevan a mi como protagonista….

Días después de volver pude saber que una de mis amigas de allí le había puesto mi nombre a su bebé que acababa de nacer. Me sentí realmente sorprendida de su capacidad de gratitud. Y supe que somos el mundo desarrollado simplemente por los medios económicos con los que contamos. Nos queda mucho que aprender de ellos.
Repetiré esta experiencia, quizás en otras partes del mundo. Aconsejo a quién tenga inquietudes que salga de su zona de confort para adentrarse en las tinieblas….

Puerta de Anidan - ONG infancia Lamu
29
Jun

Anidan: hogar en el presente, ventana de oportunidades del futuro

Anidan: hogar en el presente, ventana de oportunidades del futuro

Si hablamos de Lamu es inevitable detenernos en la ONG Anidan, ya que desde que en el año 2002 su fundador, el madrileño Rafael Selas, arrancó este proyecto, la ONG se ha convertido en un referente de ayuda a la infancia en la isla. Durante mi estancia en Lamu tuve la gran suerte de visitar las instalaciones y conocer el proyecto más de cerca de la mano de la cooperante española Ana Acebo ¡Muchas gracias Ana por esas estupendas explicaciones, sin duda reflejo de motivación y entrega!

Entrar en Anidan es entrar en una burbuja de oportunidades y protección a los más pequeños, una realidad que se refleja en la evolución y día a día del proyecto al mismo tiempo que pude respirarlo con tan solo acceder a sus instalaciones. La ONG funciona como casa de acogida de 240 niños huérfanos o cuyas madres son viudas y no pueden hacer frente a su crianza. A estos pequeños se les ofrece una asistencia integral que engloba alimentación, educación y atención sanitaria.

Hospital pediátrico de la Fundación Pablo Horstmann

Abdalla Clinical Officer Hospital

Abdalla, Clinical Officer – Foto de Anidan

Anidan se encarga de la administración y supervisión local del hospital de la Fundación Pablo Horstmann, que a su vez es responsable de la gestión médica y financiera del centro. Este hospital pediátrico atiende anualmente a 14.000 niños entre los que se tratan casos de malnutrición crónica, en 2014 se dio cobertura a 1027 casos.

La Fundación Pablo Horstmann es dirigida por Ana Sendagorta quien en este vídeo –Sólo por uno– comparte los motivos que le llevaron a crear la fundación y la labor que se lleva a cabo en Lamu, poco más de cinco minutos de un vídeo que emociona y merece la pena ver.

El hospital cuenta con voluntarios españoles, personal sanitario que trabaja codo con codo con médicos kenianos, tendiéndose así a un modelo de cooperación al desarrollo basado en la capacitación de la comunidad local, patrón que se traslada a todas las áreas de trabajo de la ONG.

Casa de acogida, atención integral

Jefa de estudio de Anidan

Warda Abdallah, jefa de estudio – Foto de Anidan

Visitar Anidan es visitar un hogar ¿Te apetece recorrer sus instalaciones? ¡Vamos allá! La ONG da de comer diariamente a 240 niños por lo que no podía faltar un amplio comedor en el que ajustar cuentas con la chakula. Cocina a mano derecha y aula de informática a la izquierda, en esta sala se imparten clases por las tardes para que los niños se familiaricen y trabajen con las nuevas tecnologías. El recorrido nos conduce a la escuela donde los pequeños sentados en el suelo escuchan hipnotizados las historias de Warda Abdallah, jefa de estudio de la escuela y que trabaja para Anidan desde su creación hace 12 años.

Continuamos con las zonas de descanso, habitaciones con literas, mosquiteras y armarios, perfectamente organizadas y con un ambiente acogedor en el que sí que se puede decir: lala salama y en el que cada noche duermen 110 niños. En cada bloque de habitaciones los pequeños están acompañados de una matrona que se encarga de atenderles durante la noche y teniendo en cuenta que son niños, poner orden.

Cruzamos las pistas de baloncesto donde unos chicos botan el balón, uno, dos… ¡canasta! Y llegamos al aula de arte y artesanía, un espacio en el que despertar la creatividad de los niños y que está organizado y dirigido por la fotógrafa inglesa Corrie Wingate.

Aula de arte y artesanía de Anidan

Aula de arte y artesanía de Anidan

 

ahima, ganadora del 2015 Mask Pria, Kenia

Fahima, la artista – Foto de Corrie Wingate

Los pequeños trabajan diferentes materiales y hacen auténticas maravillas, tal es el nivel que el Premio Mask Price 2015 se lo ha llevado Fahima, a quien tuve la suerte de conocer el día que regresaba de Nairobi de recoger su premio ¡Enhorabuena artista!

Educación en Anidan

Anidan tiene una guardería y clases de prescolar, mientras que la formación primaria y secundaria la reciben en colegios externos cercanos a las instalaciones. Cuando los chicos regresan cuentan con clases de apoyo académico y emocional que les orienta y ayuda en sus estudios. Anidan también ha desarrollado un programa de becas para estudios universitarios y escuelas profesionales en el que este año participan 18 estudiantes.

Clases de refuerzo en Anidan

Clases de refuerzo – Foto de Anidan

 

Microcréditos destinados a mujeres

Mariamu en su puesto de verduras. proyecto microcréditos para mujeres de Anidan

Mariamu en su puesto de verduras – Foto de Anidan

Este programa nace en 2011 y tiene como objetivo fomentar la economía de la comunidad de la isla de Lamu a través de microcréditos destinados a mujeres. En la última etapa de este proyecto se han concedido 285 microcréditos a mujeres en situación de pobreza y un ejemplo de ello es el caso de Maruamo que participa en el proyecto desde hace dos años y tiene un puesto de verduras y frutas en la calle principal de Lamu del que actualmente obtiene beneficios para poder sacar adelante a su familia.

Los orígenes de Anidan

Si quieres conocer más sobre Arafati, como es conocido en Lamu Rafael Selas fundador de Anidan, y los comienzos de la ONG, te recomiendo que le dediques unos minutos a leer esta entrevista o para los que prefieran escuchar, aquí va una entrevista en Radio5.

Con cada niño nace toda la humanidad – Jacinto Benavente

Visita a Anidan - Mayo 2015

Visita a Anidan – Mayo 2015

23
Jun

Calzado de Comercio Justo, su huella en las mujeres de Lamu

Calzado de Comercio Justo, su huella en las mujeres de Lamu

El paso a paso de las sandalias de Alma en Pena by Afrikable

¿Has fabricado alguna vez unas sandalias? ¡Vaya con la preguntita! Bueno, un momento, todo tiene su porqué. La respuesta es no ¿verdad? Ellas tampoco. Las mujeres que forman parte del proyecto de Afrikable no habían trabajado anteriormente en la fabricación de calzado; aclaro, nunca habían tan siquiera cortado una suela; matizo un poco más, muchas de ellas no habían cogido en su vida unas tijeras…

Son tan solo algunos datos que nos ayudan a enmarcar el reto que ha supuesto sacar adelante la primera colección de sandalias de Alma en Pena by Afrikable. Sandalias 100% hechas a mano, materiales de calidad, preciosos diseños en los que se incorpora la estética tribal y una producción que cumple con los estándares de Comercio Justo. Un proyecto que se ha llevado a cabo gracias al trabajo, esfuerzo e implicación de todas las mujeres que forman parte de Afrikable. Una realidad que no sólo les da trabajo, sino que ha permitido capacitarlas y formarlas para hacer una colección digna de pasarela y es que van ¡Pisando fuerte!

¿Quieres saber cómo se fabrican las sandalias de Alma en Pena by Afrikable?

Presta atención que entre suelas, tops, corta, pega, la shanga y el hardsole… no hay opción para despistarse que perdemos el paso. Todo el mundo preparado que empezamos a caminar 😛

  • El primer paso es dibujar sobre papel o cartón el patrón de la sandalia, que junto al diseño, viene definido desde España por Alma en Pena. Se necesitan tantos patrones como modelos se vayan a hacer y a su vez en cada modelo hay que tener en cuenta las diferentes tallas. Ese patrón define la forma que tomará el cuero e incluye los troqueles que posteriormente servirán para encajar todas las piezas.
  • Antes de comenzar a trabajar con el cuero hay que teñirlo y es entonces cuando ya está preparado para siluetear el patrón y cortar la suela a lo que hay que sumar las hendiduras de los troqueles y los pespuntes en diferentes colores según el modelo en el que se esté trabajando.
Patron_Carton_Y_Suelas

Patrón de los modelos Somalia y Zambia               Cuero de las suelas teñido, cortado y con pespuntes

  • Teñir, siluetear y cortar, este mismo proceso hay que repetirlo para hacer el cuero del top, que es la parte superior de la sandalia, lo que cubre el empeine. Ese cuero es de un material suave y flexible sobre el que después se pegará el top.
  • El top se hace con hilo de pescar y shanga, esas bolitas de colores que se ven en la fotografía, y que además de utilizarse en las sandalias también las usan la Tribu de los Masáis para fabricar todo tipo de abalorios. Trabajar la shanga es un auténtico arte: habilidad y paciencia que dan como resultado preciosas combinaciones de colores y diseños. Una vez hecho el top, éste se cose al cuero suave que mencionaba en el paso anterior, y se elimina el exceso de material.
Proceso_Top_Sandalia

Silueta de los patrones del top                  Trabajo con la shanga                     Parte delantera y trasera del top terminado

  • Tenemos la suela y el top, es el momento de encajar las piezas y para eso utilizamos una horma del píe como la que se ve en la fotografía para ajustar la suela con la parte superior a través de las hendiduras de los diferentes modelos. Una vez encajado se elimina el exceso de cuero con un cutter.

Horma del pie en la que se ajustan las sandalias

  • Hay que trabajar la sandalia para que sea muy cómoda al caminar ¿Cómo? Para ello se añade una almohadilla de cuero con forma de cuña entre la suela que pega al píe y una suela negra de hardsole que será la parte que queda en el suelo.

Corte y montaje del Hardsole

  • Ya estamos casi, casi… Sólo queda pulir los laterales de la sandalia, aplicar el polish para darle un acabado perfecto, betún a la suela y montar las kanvas (cuerdas que van atadas al tobillo) en los modelos que sea necesario. También se incluye el sello de Alma en Pena y la talla. Digo que ya estamos casi casi, pero todos estos remates lleva mucho tiempo y es un trabajo muy laborioso.
Sello_Talla

Sello de Alma en Pena y talla Herramientas para hacer los troqueles

Mujeres_Haciendo_Sandalias

El orgullo del trabajo bien hecho en una sonrisa

  • Toca embalar cada par de sandalias en su caja junto a un mensaje de Afrikable en el que se explica cómo esas sandalias forman parte de un proyecto de Comercio Justo que ayuda a esas manos de mujeres africanas que las han fabricado.
  • ¿Y el transporte? Estamos en Lamu… ¿Imaginas? ¡pues en burro! No podría ser de otra manera. En punda al jetty.

Toca embalar y en punda al jetty

Este post sólo puede terminar de una manera: con una buena noticia y un agradecimiento. Las gracias van para Lidia, coordinadora de los voluntarios en Lamu, quien pacientemente me explicó todo el proceso, así da gusto 😉 Y la buena noticia es que la segunda colección de las sandalias de Alma en Pena by Afrikable… ¡Ya está en marcha!

¿Quieres ver más fotitos? Visita el Album El trabajo bien hecho en una sonrisa

Logo_Afrikable
23
Abr

Afrikable, Mujer y Comercio Justo

¿Conoces a Afrikable? Para mí hasta hace unos meses era una ONG totalmente desconocida pero cuando tomé la decisión de realizar un voluntariado en África empecé a buscar y rebuscar en internet para ver las diferentes opciones que tenía y…¡Apareció!

Son mis primeras vacaciones solidarias y porqué no decirlo, andaba… ¡bastante pez! Tengo un post de los jugosos en la lista de pendiente en el que explicaré todo el proceso, desde que comencé a buscar hasta que tomé la decisión. Le dediqué mi tiempo, investigué bastante y estuve en contacto con varias ONG, de hecho a algunas de ellas me gustaría tener la oportunidad de conocerlas sobre el terreno y en un futuro participar en sus programas de voluntariado porque también me gustaron mucho.

Finalmente decidí embarcarme en esta experiencia con Afrikable y es de ella de quien quiero hablaros hoy, así que una de Afrika Able, porque es posible 😉

Afrikable: Mujer y Comercio Justo

Afrikable es una organización sin ánimo de lucro española que nace en 2009 cuando sus fundadoras, Lola Serra y Mercedes Cascajero, visitaron Lamu e identificaron deficientes condiciones de vida en la población. Esta situación era especialmente crítica en las mujeres quienes vivían en una posición de vulnerabilidad que se reflejaba en una realidad de exclusión social, política y económica.

Es en ese momento cuando se comienza a trabajar y a trazar los estudios de viabilidad del proyecto para poner en marcha lo que hoy en día es Afrikable, una ONG de Comercio Justo que apuesta por la mujer como motor de desarrollo por su capacidad de compromiso y de óptima distribución de la riqueza familiar.

Afrikable apuesta por el empoderamiento de la mujer a través de los principios de la ONU Mujeres y Tienda Afrikable en Lamu - Imagen tomada de Afrikableel Pacto  Mundial de las Naciones Unidas, promoviendo valores como la autonomía, el liderazgo y la toma de decisiones de las mujeres a través de grupos de Comercio Justo en los que desarrollan sus capacidades y mejoran sus oportunidades económicas. Las mujeres están organizadas en tres grupos productores que son: Lamu Recycling Solution Women Group, Massai Women Group y Jimudu Woman Group. A mi regreso os podré contar más cositas sobre estas magnificas mujeres 😉  Si mientras quieres conocer más sobre el empoderamiento de la mujer a través del comercio justo en Afrikable pincha aquí.

Afrikable: Desarrollo Infantil

Desarrollo Infantil - Imagen tomada de Afrikable Los hijos de las mujeres que forman parte del proyecto también tienen un sitio en Afrikable ya que el desarrollo infantil es otro de los objetivos de la ONG. Para ello tienen dos pequeñas escuelas para niños de 4 a 12 años y un grupo infantil para bebés de 4 meses a 3 años, de esta manera los pequeños cuentan con la atención necesaria mientras que sus madres están trabajando. A la escuela hay que sumar un comedor infantil que garantiza la alimentación de más de 60 niños.

Si quieres conocer más sobre Desarrollo Infantil en Afrikable pincha aquí

Afrikable: Vacaciones Solidarias

  • ¿Qué son unas Vacaciones Solidarias? El programa de Vacaciones Solidarias es entendido como una opción de turismo responsable, donde el objetivo es acercar la realidad del  país promoviendo el intercambio cultural. El voluntario colabora activamente en el proyecto fomentándose así el respeto por los derechos humanos, la valoración de la diversidad, el respeto al medio ambiente y un consumo responsable. Además, al regreso los voluntarios nos convertimos en agentes sensibilizadores de nuestro entorno.
  • ¿Cómo colabora el voluntario? El trabajo del voluntario es de colaboración en terreno y económica, ya que el 50% del dinero aportado se destina a pagar la estancia (alojamiento y comida) y el otro 50% se utiliza para financiar parte del Centro de Desarrollo Infantil.  Los proyectos de Comercio Justo se autofinancian y también se recaudan fondos a través de la organización de actividades, merchandising, socios y donativos puntuales. Por el momento no existen aportaciones de fondos públicos.
  • ¿Qué trabajo realiza el voluntario? Los voluntarios pueden desempeñar su trabajo en diferentes áreas: educación, Comercio Justo o logística. Dependiendo del perfil, preferencias y necesidades del momento se asignan y organizan las tareas. No puedo contar mucho más pero a la vuelta tocará la versión práctica de todo esto que es lo que interesa, conocer la experiencia desde el terreno 😉

Por el momento espero que esta pincelada sirva para acercarnos un poquito más a Afrikable y cierro su presentación con una cita de Memoria del Fuego 3 del recientemente fallecido Eduardo Galeano que refleja en pocas palabras de qué va esto del voluntariado:

“Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, en la única manera de probar que la realidad es transformable.”

 

Nota: Afrikable está inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones, en la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo y en Kenia pertenece la NGO Coordination Board